Cerrito - Viale - María Grande - Hasenkamp - Hernandarias - Crespo - Villa Urquiza - San Benito - Segui - Tabossi
Es satisfactorio el estado en Maria Grande y Hasenkamp.
María Grande, Miercoles, 21 de febrero de 2007 ((19:17 hs.))
Siguen siendo escasas las reservas hídricas en algunas zonas.
En algunas áreas se observan destacadas mejorías. En la zona agrícola principal del sudoeste, sin embargo, se sostiene La sequía. La zona de influencia de Hasenkamp y María Grande, presentan un balance hídrico muy satisfactorio, obviamente vinculado con la mejor oferta de agua de la semana pasada. Sobre la base de esta comparación es fácil concluir que los 100 mm que se registraron en María Grande, eran los necesarios para lograr una recuperación plena del perfil para gran parte del sudoeste provincial.

 

   Finalmente y ajustándose a las previsiones retornaron las lluvias al territorio entrerriano la última semana. En algunas localidades del centro-oeste de la provincia ya desde la noche del miércoles comenzaron a observarse lluvias las cuales luego se extendieron en forma alternada hasta el viernes inclusive, señala el informe dado a conocer ayer por la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, a través del Proyecto Siber.
   La distribución de precipitaciones que presenta el mapa muestra una franja con una oferta de agua más abundante desplegándose desde al norte del departamento Paraná hasta el norte de Concordia, tomando gran parte de Villaguay. Contrariamente del centro hacia el sudeste de la provincia las lluvias fueron muy modestas. Algo más generosa fue la oferta de agua sobre el sudoeste provincial, aunque igualmente las precipitaciones estuvieron por debajo de las necesidades hídricas que presentaba la zona.
   De acuerdo con las lluvias que presenta el corto plazo y a la tendencia de mediano plazo, “es muy posible que gran parte del centro-sudeste provincial mantenga la tendencia de lluvias modestas. De este modo este vasto sector de la provincia no completaría las lluvias normales del mes de febrero. Esta condición se extiende hasta el departamento Nogoyá”, agrega el informe.
   Más hacia el oeste, sobre Diamante y Victoria, las precipitaciones “no han sido mucho más generosas, por lo que seguramente estos departamentos también cerrarían el mes sin acumular el valor de lluvia esperado, aunque con un déficit menos marcado que el sudeste”, destaca el trabajo.
   Para este viernes “pueden llegar algunas lluvias al centro sur de la provincia”.

• Humedad
   A pesar de las precipitaciones de la última semana, las reservas de humedad “no han evolucionado tan favorablemente como era deseado. En efecto, se observan destacadas mejorías, que han resumido la importante franja de sequía que se imponía a comienzos de la semana pasada en vastas zonas de la provincia. Sin embargo aún predominan reservas entre escasas y regulares en las principales zonas agrícolas del territorio provincial”, dice el informe.
   En la zona agrícola principal del sudoeste “se sostiene una zona de sequía. No sorprende que el balance hídrico siga cayendo en la categoría más baja sobre el centro de Nogoyá, dado que en este departamento las lluvias de enero se ubicaron de un 30 % a un 40 % por debajo de los valores normales, sin que se observe una mejora sustancial de la oferta de agua en febrero. Es decir la zona ha recibido recargas, sin embargo las exigencias atmosféricas y el aumento del consumo de las coberturas, han hecho que las mismas sean insuficientes.
   La zona de influencia de Hasenkamp y María Grande, presentan un balance hídrico muy satisfactorio, obviamente vinculado con la mejor oferta de agua de la semana pasada. Sobre la base de esta comparación es fácil concluir que los 100 mm que se registraron en María Grande, eran los necesarios para lograr una recuperación plena del perfil para gran parte del sudoeste provincial”.
   El paso para los cultivos en el centro del departamento Nogoyá se ve “muy exigido por este panorama de reservas deficitarias. Es posible que las reservas estén subestimadas; la configuración del mapa, sin embargo, hace evidente que la zona es el epicentro de los almacenajes más deficitarios de la principal zona agrícola de la provincia”.

• El Niño sale de escena
   La señal de este fenómeno de escala global se “ha ido debilitando en forma progresiva. El mismo ya no tiene influencia sobre el comportamiento pluvial”, se destaca en el informe de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos.
   “Durante la última década se ha logrado aprovechar en forma sustancial la recolección de datos de satélite. Como consecuencia de esto, se ha hecho más sencillo el monitoreo de procesos meteorológicos que en las décadas del ’70 y del ’80, impactando directamente sobre la calidad de los pronósticos”, agrega.
   “Hoy puede saberse con meses de anticipación y con un importante grado de acierto, la evolución del estado del Pacífico Ecuatorial. Particularmente en esta ocasión, desde finales de agosto estaba previsto El Niño, que se ha venido observando hasta el momento y que progresivamente evoluciona hacia un estado de neutralidad.
   Debe quedar claro que establecer el estado de Pacífico Ecuatorial, es sólo uno de los aspectos a tener en cuenta para generar una tendencia climática”, aclara el trabajo.
   Por otra parte, agrega, “debe considerarse el impacto que esta situación tiene sobre las principales áreas agrícolas del este de Sudamérica. La gran variabilidad que presentan estos eventos en cuanto a duración e intensidad promueven una influencia dispar sobre el comportamiento pluvial”.
   El actual fenómeno de El Niño tuvo su máximo de intensidad hacia finales de noviembre, impactando favorablemente durante el mes de diciembre en gran parte de la región pampeana. “Esto se tradujo en una sobreabundancia de lluvias en vastos sectores de Entre Ríos y el centro de Santa Fe, aunque las precipitaciones abundantes se desplegaron también sobre Buenos Aires y Córdoba”, recuerda el informe.
   El informe que transcribe EL DIARIO, asimismo, señala que en la actualidad la temperatura superficial del mar en el Pacífico Ecuatorial Central muestra “ligeros apartamientos cálidos, sin que esto constituya un estado que pueda considerarse influyente sobre el régimen pluvial de las principales zonas productivas” de la Argentina.
   “Los apartamientos que puedan experimentar las lluvias en lo que resta de la campaña no quedarán vinculados a la presencia de este indicador. Para el mes de abril el estado dominante será el neutral”, subraya. (APF.Digital)

Desarrollo web, sistemas a medida, e-learning

Política - Actualidad - Deportes - Cultura - El Campo - Turismo - La Región - La Provincia - El Pais