Cerrito - Viale - María Grande - Hasenkamp - Hernandarias - Crespo - Villa Urquiza - San Benito - Segui - Tabossi
Comedor Karú Pirá
Cerrito, Domingo, 04 de agosto de 2013 ((18:50 hs.))
En Pueblo Brugo un emprendimiento asociativo cambió la vida a 18 familias de pescadores
El comedor de pescado situado en la costa del Paraná, en Pueblo Brugo, es un emprendimiento productivo asociativo que fomenta el autoempleo de sus protagonistas, fortalece las familias e incorpora a la economía, bienes y servicios de buena calidad a precios justos. El emprendimiento “es parte del Programa de Diversificación Productiva para Pescadores Entrerrianos que el gobierno provincial implementa desde 2012”, confirmó a AIM la coordinadora del comedor Karú Pirá, Cecilia Andrasnik.

Andrasnik, que coordina el comedor Karú Pirá junto con Julián Carpio, destacó que “el gobierno nacional invirtió 2,5 millones de pesos en este primer comedor, de cinco previstos en la costa del Paraná”, y adelantó que habrá cinco millones más “para los próximos dos establecimientos similares, en Paraná y en Hernandarias”. El emprendimiento en Pueblo Brugo, habilitado por videoconferencia por la presidenta Cristina Fernández, está abierto de jueves a domingos.

Chef de profesión, Andrasnik explicó que llegar al proceso asociativo y luego al comedor, “fue todo un proceso. Los pescadores vendían el producto de la pesca a un acopiador, a un precio que no les resultaba conveniente. A eso había que sumarle que no le daban valor agregado al producto de su trabajo”.

A partir de esa instancia surgió la posibilidad de asociar en una cooperativa a los trabajadores del río en Pueblo Brugo, aunque ese proceso llevó bastante tiempo. “Ya son dos años de trabajo intenso”, confió la coordinadora, quien valoró el proceso como “altamente positivo”.

Un emprendimiento que favorece a las familias
 Son 18 las familias que integran  la cooperativa de pescadores. Para ellos, la vida cambió de una manera extraordinaria, ya que primero se consolidaron a través de la organización  que abrió paso al establecimiento –un comedor en Pueblo Brugo-, que potencia la capacidad de la que disponen, ya que antes no eran competitivos porque no estaban organizados.  “La cooperativa fue equipada con heladeras, vajillas, mesas, sillas, cámara de frío, acondicionadores de aire y uniformes, entre otras cosas”, dijo Andrasnik, quien detalló que la propuesta forma parte del Programa de Diversificación Productiva para Pescadores Entrerrianos que el gobierno provincial implementa desde 2012.

En el comedor, todo es orden y detalles.

La profesional precisó que “el programa consiste en el desarrollo de una cadena de procesamiento y expendio de pescado,  para propiciar la organización de los trabajadores del río, agregar valor en origen y establecer una sinergia entre producción y turismo. Esta es una experiencia inédita en el país que tuvo su primera manifestación concreta en el comedor Karú Pirá, en Pueblo Brugo”.

De cómo un proyecto cambió la vida de muchos
 El asociativismo no se redujo sólo a agrupar a los pescadores en una cooperativa, sino que les ayudó a cambiar su forma de vida. “Anécdotas, hay de sobra”, confió la coordinadora. “Vivían el día a día y hoy por hoy, pueden planificar. Por ejemplo, Dilma, esposa de uno de los pescadores, trabaja en el comedor. Con su segunda paga compró una moto en cuotas…y lo hizo porque sabía que tendría ese dinero seguro todas las semanas, porque perciben su paga semanalmente”.

Con este programa, los pescadores y sus familias mejoraron sustancialmente la calidad de vida: “se compraron zapatillas, celulares, están impecables, pueden planificar, que es lo más importante”.

Sonrisa plena, un detalle que no es menor
 Por una cuestión cultural, muchos de ellos no tenían dientes, o si los tenían, la salud bucal no era de lo mejor. El tema se planteó incluso cuando se habló de la atención a los comensales en el comedor. “Saben que todo es importante y que una sonrisa plena incide, por lo que se hizo un convenio con  el ministerio de Salud que, a través de la dirección de Odontología, hizo colocar prótesis dentales a cada uno de ellos”.

Un plato que despierta los sentidos, en la oferta de Karú Pirá.

“Si se quiere se puede”, afirmó Andrasnik, quien señaló que si bien es un proyecto que surgió desde el Estado, “los pescadores no lo viven como una cuestión política, sino como algo que ayudó a cambiarles la vida”. AIM


Desarrollo web, sistemas a medida, e-learning

Política - Actualidad - Deportes - Cultura - El Campo - Turismo - La Región - La Provincia - El Pais