Cerrito - Viale - María Grande - Hasenkamp - Hernandarias - Crespo - Villa Urquiza - San Benito - Segui - Tabossi
Choque en la ruta 32
María Grande, Viernes, 13 de febrero de 2015 ((19:14 hs.))
Piden 4 años de prisión para el acusado de ocasionar tres muertes a jóvenes de María Grande
Los fiscales Labriola y Aramberry pidieron este viernes que se aplique una pena de 4 años de prisión efectiva a Aníbal Godoy, acusado de causar la muerte de dos muchachos y una chica en la madrugada del 9 de noviembre de 2014, en la Ruta Provincial 32. El fallecimiento de los jóvenes se produjo cuando Godoy embistió un vehículo estacionado en la banquina, mientras conducía alcoholizado. La querella pidió que se le apliquen 5 años de cárcel, el máximo de la pena para el homicidio culposo agravado. La defensa pidió la absolución y, para el caso de que se lo condene, se le imponga una pena de cumplimiento condicional. Godoy declaró por primera vez. Dijo que tuvo que salir de la cinta asfáltica por una emergencia y que el hecho fue una desgracia en la que la víctima podría haber sido él.

Se celebró esta mañana la última etapa del juicio oral y público para juzgar a Aníbal Godoy, un joven oriundo de Viale, acusado de embestir con una camioneta Ford, el Renault 18 que aparentemente por un desperfecto mecánico se encontraba estacionado a la vera de la Ruta Provincial 32, el 9 de noviembre del año pasado a las 4. A raíz del hecho murieron Héctor García, de 22 años (que estaba en la banquina, detrás del coche) y los hermanos Matías Rodas, de 22, y Cintia Rodas de 18, que se encontraban dentro del rodado.

 Según se informó desde el blog del Superior Tribunal de Justicia, en la última jornada del debate declaró el último testigo, uno de los policías de la primera patrulla que llegó al lugar después del hecho. Luis Oscar Mauricio indicó que auxilió al imputado, y confirmó que estaba alcoholizado.

 Luego, por primera vez, dio su versión defensiva el enjuiciado. Dijo que había bebido cerveza pero que tenía dominio del vehículo. En cuanto al hecho en sí, expuso que volvía a Viale desde María Grande, y que a 7 kilómetros de María Grande se encontró con otro coche que viajaba en su mismo sentido. Godoy aseguró que intentó sobrepasar a ese rodado, pero vio una luz de frente y volvió a su carril. Pero que en ese momento el coche que viajaba delante frenó bruscamente, por lo cual, para evitar chocarlo, se fue a la banquina contraria. Dijo que vio una persona caminando entre el asfalto y el pasto, y que atinó a esquivarla pero no pudo, y que inmediatamente después se encontró con un auto estacionado, sin luces, al costado del camino. “Fue un segundo. Quise evitarlo pero no pude. Fue una desgracia en la que el muerto podría haber sido yo” se defendió el enjuiciado. Después, por decisión de sus defensores, se negó a contestar preguntas de los acusadores.

Transgresiones temerarias

 Los fiscales Ignacio Aramberry y Gervasio Labriola pidieron al juez de Juicios y Apelaciones, Alejandro Grippo, que condene a Godoy a la pena de 4 años de prisión de cumplimiento efectivo, por el delito de “homicidio imprudente doblemente agravado”.

En el alegato de clausura mencionaron varios aspectos que evaluaron como “graves y temerarias transgresiones” a las normas del tránsito. Entre ellas, no haberse abstenido de conducir en estado de ebriedad -el test realizado 3 horas después del choque arrojó que tenía 1,8 gramos de alcohol en sangre-, viajar a una velocidad que no era acorde a su estado -no menos de 104 kilómetros por hora-, invadir el carril contrario, inobservar las señales de tránsito que indicaban la presencia de una curva, no extremar los cuidados en un sector en el que no se podía sobrepasar, viajar con un serio desperfecto del faro delantero izquierdo de su vehículo, entre otras.

 Labriola afirmó que el imputado demostró una “total indiferencia por las normas y por evitar un hecho tan grave”.

Por su parte, Aramberry expuso que con su proceder, Godoy introdujo una serie de riesgos que exceden lo tolerado en la conducción de automóviles, y que “dichos riesgos se materializaron en las muertes”. El fiscal resaltó que “esos riesgos son la única causa del resultado”, es decir, que no incidió en el hecho el accionar de las víctimas, ni de un tercero o de un hecho fortuito. De ese modo, el Ministerio Público desestimó la versión de Godoy en su declaración en la audiencia.
 Para pedir la pena, la Fiscalía tuvo en cuenta la gravedad del hecho y de las infracciones que considera que cometió Godoy. Como atenuante, tuvieron en cuenta su falta de antecedentes penales y su juventud.

 A su turno, los querellantes particulares, Diego Gastaldo y Mauro Vogel adhirieron al desarrollo realizado por los fiscales y pidieron el máximo de pena posible para Godoy, es decir, cinco años de prisión de cumplimiento efectivo.

Oposición

 Los defensores, Héctor Cardona y Raúl Avero, manifestaron su disidencia con el análisis de los hechos y las pruebas realizado por los acusadores.

 Cardona reclamó que no se tuvo en cuenta una serie de infracciones que, a criterio de la defensa, cometieron las víctimas al salir a la ruta. Según el abogado de Godoy, los tres jóvenes de María Grande salieron de su ciudad en un vehículo que no estaba en condiciones, luego de consumir alcohol y drogas (según determinaron las pericias), y que se detuvieron en la banquina sin señalizar debidamente el lugar con balizas.

 La defensa aseguró que las pericias son “absolutamente compatibles con la versión de Godoy”, sostuvo que pese a estar alcoholizado el imputado nunca perdió el control del volante, y negó que luego del choque el imputado haya tenido una conducta que agrave su situación. “No siguió manejando, ni aceleró para chocar el auto después de embestir a García. Es todo un solo hecho que ocurrió rápidamente. Tampoco huyó del lugar ni se resistió cuando llegó la Policía”, recordó Avero.

 La defensa pidió la absolución, por considerar que fue un accidente provocado por un hecho fortuito: la maniobra brusca de un tercero que obligó a Godoy a salir a la banquina. En subsidio, Avero pidió que si se le aplica una pena, sea de cumplimiento condicional. Para fundamentarlo expuso que el joven no tiene antecedentes, y está en tratamiento psicológico y por alcoholismo, lo cual se vería frustrado por su privación de la libertad en un penal, además de las consecuencias estigmatizantes del encierro.

 En tanto, el juez Alejandro Grippo anunció que adelantará su veredicto el 24 de febrero a las 12.

Fuente: Análisis Digital


Desarrollo web, sistemas a medida, e-learning

Política - Actualidad - Deportes - Cultura - El Campo - Turismo - La Región - La Provincia - El Pais